Moda en tiempos de pandemia

moda y coronavirus

La industria de la moda ha sido una de las más golpeadas tras la crisis de la pandemia de COVID-19: Fashion Weeks suspendidas, tiendas cerradas y limitadas en aforo por cuarentena; los consumidores han perdido empleos y por consiguiente mermó su capacidad adquisitiva, no hay demasiadas ocasiones sociales en las que estrenar ropa nueva, los dress codes se han relajado demasiado, los negocios han caído, al igual que las importaciones de materia prima; los emprendedores han tenido que reducir la mano de obra y unidades de venta... 

Por ello te presento a continuación 8 claves de cómo abordar esta nueva realidad.

1. El e-commerce se ha acelerado: Es imperativo que los emprendedores tengan variedad de opciones de pago –diversos métodos como PayPal, tarjetas de crédito y débito, Apps bancarias, efectivo, transferencias y hasta Bitcoin y otras criptomonedas–, cuenten con servicio de delivery y envíos, excelente atención al cliente y seguimiento posventa –la venta no termina con el producto en las manos del cliente; debes contar con su número de teléfono o correo electrónico para no perder su contacto y lograr fidelizarlo–.

2. Las recomendaciones de bloggers y otros consumidores cobran más importancia en las compras online: Querámoslo o no, somos seres influenciables y necesitamos de la opinión de terceros para tomar decisiones. Los millenials buscamos opiniones de valor; distinguimos entre la publicidad invasiva y la crítica de verdaderos profesionales en el área.

3. Apostar por marcas sostenibles y socialmente responsables: El consumidor busca contribuir a que la moda sostenible siga creciendo y a hacer un impacto positivo en el planeta y las personas.

4. Vender y comprar ropa de segunda mano: Haz una limpieza de clóset y vende lo que ya no usas, no te queda o ya no te gusta. Puedes seguir mi closet sale en @vieenvintage. La ventaja es ofrecer prendas a precios bajos, y recuperar parte de la inversión.

5. Comprar más diseño local y a pequeños negocios: Dinamiza la economía regional; son prendas más personalizadas y generalmente de mejor calidad que el fast fashion.

6. Hacer énfasis en las prendas que más usamos la mayoría del tiempo: loungewear y streetwear.

7. Adquirir prendas multifuncionales: Comprar una o dos piezas para una ocasión especial, pero que puedas usar también en tu vida cotidiana, y trabajar más con lo que tengamos ya comprado.

8. La inversión en indumentaria debe ser mucho más consciente: Antes de pagar debes responderte a ti misma/o: ¿Puedo pagar esto cómodamente? ¿Realmente lo necesito? ¿Me quedaría bien? ¿Con qué me lo puedo poner? Si no pasa este análisis, por favor NO lo lleves.

¿Tienes algo más que agregar? Coméntame en mi Instagram @letroupe.

También puedes leer: Moda en tiempos de crisis.

Jessymar Daneau Tovar

0 Comments