Todo lo que necesitas saber para llevar una chemise polo con éxito


En una entrega anterior, ya habíamos contado cómo la popularización del deporte en la sociedad en la década de 1930, sumado a la apertura de las vacaciones de verano en la entreguerra, fueron dos fenómenos que dieron como resultado prendas de vestir cada vez más cómodas, frescas, y que permitieran la libertad de movimientos.


Una de las invenciones que transformó la forma de vestir hasta nuestros días, es la camisa polo, o chemise. Fue el afamado tenista René Lacoste quien, de la mano de André Gillier, inventó el tejido característico de la chemise polo, conocido como piqué; una trama textil que permite la circulación del aire en su interior, facilitando la transpiración.

El tenista, apodado 'Crocodile', encargó al diseñador Robert George que bordase un cocodrilo en la americana que en ese entonces utilizaba para jugar, siendo el primero en utilizar un logotipo visible en la ropa. Posteriormente, en 1933, el tenista devenido en diseñador creó su primera polo en piqué. La chemise blanca se convirtió así en símbolo de este deporte, hasta entrada la década de los 70s.


Cuando se retiró del tenis, Lacoste fundó La Société Chemise Lacoste, encargada de manufacturar dicha prenda. Ya en la década de los 70, Ralph Lauren introdujo la chemise a una línea de ropa casual, y la llamó simplemente “Polo”, con lo que su uso se trasladó al streetwear.

En la actualidad, su código de vestimenta está en un punto intermedio entre la playera y la camisa de vestir, por lo cual es aceptada en contextos casuales. Hoy te daremos algunas ideas para combinarla. 


Si quieres adquirir una polo de excelente calidad, te recomendamos la tienda online venezolana Brands Shop, en donde encontrarás chemises de la marca Estivaneli.


1. Jeans, polo y sneakers es la combinación obvia, pero si deseas elevar más el look, puedes optar por usar la chemise con unos pantalones chinos o caquis, loafers en tonos tierra y blazer azul marino, para una ocasión un poco más formal, como puede ser un after office, almuerzo o cena familiar.

2. La etiqueta dicta que la polo nunca debe llevarse con traje formal.

3. Para un estilo navy, prueba acompañar tu polo con bermudas y slippers o mocasines con cinturón a juego; opcionalmente agrega un cardigan delgado.

4. Para días un poco más fríos, llévala bajo un sweater de punto, dejando entrever el cuello de la chemise para un perfecto layering, y botines tipo chelsea o botas de combate como calzado.

5. Si el fit de la chemise es slim, lo más conveniente es usarla por fuera del pantalón, mientras que si su largo se lo permite, es mejor llevarla por dentro.


Jessymar Daneau Tovar (@letroupe)

0 Comments