Fast fashion: ventajas y desventajas


La democratización de la moda ha sido consecuencia directa de la aparición de las marcas fast fashion, estas se definen como la reproducción de las tendencias vistas en las grandes pasarelas, en el menor tiempo posible, a un precio ínfimamente menor. 

Entre las marcas más conocidas de fast fashion tenemos a la gigante Zara, Bershka, H&M, Topshop, Forever21. Yo incluiría también a las grandes tiendas chinas online como SheIn, Romwe, Zaful, que son la copia de la copia.

En el mercado siempre puedes acceder a mejores opciones como Lulus (USA) y Chi Chi Clothing London (Europa). 

La principal ventaja del fast fashion es que podemos tener al alcance las últimas tendencias con menos dinero. La moda low cost a veces es lo único que muchos nos podemos pagar, no queda de otra. Ni ahorrándonos muchos sueldos podríamos siquiera soñar con adquirir una prenda de una línea de difusión. Punto para las fast fashion.

Ahora, nada es perfecto. El costo que pagamos va en detrimento de la calidad de las prendas. Puede que algunas nos salgan “buenas" y nos duren muchísimo (o lo promedio), pero otras posiblemente no sobrevivan a su segunda lavada. Es una ruleta rusa. Mero azar.

También tenemos el hecho de que estas copias (plagios) a los diseñadores, se hacen sin su consentimiento, en ocasiones sin ningún reconocimiento, como hizo Zara.

Por otro lado, tenemos que este sistema de usar y botar es poco o nada sostenible. Se dice que la industria textil es la segunda más contaminante en el mundo (después de la petrolera), pero siendo así, por el simple hecho de existir está generando un impacto muy negativo en el planeta. 

La producción de prendas de ropa contamina millones de litros de agua, utiliza gran cantidad de energía, y además tiene condiciones deplorables de trabajo. Si sumamos que al fabricar ropa desechable se están generando más desperdicios innecesariamente, tenemos un panorama poco alentador.

Hoy les quiero compartir mi experiencia usando marcas como Romwe y comprando por Amazon ropa china, muy barata. Tal vez un día me anime a hacer un video de cómo comprar por internet.

En primer lugar, estuve muy feliz de haber gastado unos pocos dólares en mi pantalón blanco, mi  mom jean y mi crop top negro. Claro, la calidad de la elaboración no es la mejor, por las costuras y el hecho de que ni siquiera trajeron ojales (y el crop top se descosió el mismo día, tuve que remendarlo) pero no es mucho lo que se puede pedir por una mano de obra tan barata. 

Pero me gustó lo que recibí, sí. El detalle es saber ubicar bien las medidas, esta ropa tiende a tener tallas irregulares y muy pequeñas.

También quiero agradecer a Johnger Moreno, quien muy amablemente hizo estas bellas fotografías que ilustran este post. Espero disfruten también este nuevo formato en el blog.

Jessymar Daneau Tovar (@letroupe)
Fotos: @jlmorenofoto









You Might Also Like

0 Comments