Vida minimalista


El minimalismo es originalmente una corriente artística que surge en los años 60, como una protesta en contra del Pop Art, un movimiento que se basaba en la apariencia. Con el paso del tiempo se convirtió en una filosofía en donde su precepto principal se tranformó en “vivir con lo mínimo y eliminar lo que sobra” adaptandose a nuestra cotidianidad, simplificando la forma de ver la vida.

La palabra “minimalismo” surge de la palabra en inglés “minimal”, traducido al español, “mínimo”. Su nombre da una idea preliminar del principio en el que se fundamenta, el cual se puede traducir en varias acciones para poder lograrlo. Por ejemplo: donar esas prendas de ropa que tienen años en tu armario, regalar esos libros que no lees, deshacerte de montañas de documentos que acumulas en las gavetas de tu escritorio.

¿Y por qué eliminar aquello que está esperando a que surja la ocasión perfecta para usarlo? Según varios coaches y seguidores del minimalismo, al tener muchos más objetos de lo que puedes tener, usar o pagar, empiezas un círculo vicioso en el que ya no “posees” tus cosas, sino que tus cosas te “poseen” a ti, dejando lo que es realmente importante en nuestras vidas a un lado.

Aunque se lee muy obvio y “fácil”, llevarlo a cabo no lo es tanto, va más allá de una bonita foto en Instagram. Y se dificulta más con los infinitos comerciales y publicidades que ves en las calles, en las redes sociales, en la televisión y en la radio.

En este artículo te traigo cinco tips que puedes aplicar en tu vida diaria:

1. Elimina de tu vida todo aquello que sobra. Recomendación, no elimines de un solo golpe; hazlo por partes y con calma y serenidad.

2. Compra menos, y lo que compres, que sea de calidad. En Venezuela hay un dicho que reza “lo barato sale caro”. No siempre aplica para todas las situaciones pero hay otras que sí, así que siempre téngalo en mente.

3. Cuida tu salud. Es principal en la vida minimalista, y no solo en este estilo de vida, sino en general, ya que sin una salud óptima no puedes disfrutar de una vida plena.

4. Disminuye el consumo de información; desconéctate. Hoy en día la información circula a una velocidad imparable y siempre hay una necesidad de estar informados (infoxicación). Sin embargo, descuidamos esa tarea importante por estar en el celular o nos provoca ansiedad al leer las noticias. Es por ello que, más que bueno, es necesario desconectarse del mundo digital.

5. Disfruta de la vida. Ni más ni menos, disfruta lo que tienes en este momento, no lo que tuviste ni lo que tendrás y agradece todos los días por ello.


María Fernanda López Sepúlveda (@LaHiperactiva)

You Might Also Like

0 comentarios