Ushuva, una fruta con conciencia social


Marina Taylhardat es internacionalista egresada de la UCV, pero lleva más de diez años haciendo ropa. Todo comenzó en su vida universitaria fabricando accesorios, mas fue el embarazo de Alessia el que le inspiró tanta creatividad como para emprender su propio negocio. Hasta ese momento no sabía vender su trabajo, sin embargo, todo comenzó a fluir muy bien.

Entonces se asoció con María Luisa Flores para consolidar una marca. Tras buscar nombres de frutas, dieron con la favorita de Maria Luisa, la uchuva o goldberry y junto a la deformación del nombre, la imagen del fruto pasó a ser parte del logotipo de la marca. En esa oportunidad Ushuva ya se dedicaba a intervenir franelas básicas con diseños cortados y cosidos a mano.


En un momento crítico de la situación país, su socia se fue y Marina decidió proseguir, ya que la necesidad de vestir siempre iba a estar presente en los venezolanos, a pesar de los reveses. Taylhardat quiso reinventar la marca: tenía la necesidad de regalar amor a Venezuela. Un día, una de las modistas cometió un error al cortar un diseño con la forma de un corazón y para Marina fue una especie de iluminación; así nació Un pedacito de mi corazón, hoy el concepto central de la marca. La forma de regalar amor que encontró Ushuva fue a través del trabajo manual, siendo esta una propuesta enteramente handmade y de producción limitada.

Hoy en día también realizan estampados y bordados, este último Marina lo considera todo un arte. Y a quienes confeccionan, sus artistas.


Sus trabajadoras: su pilar

“El comercio tradicional destina solo 5% de las ganancias en pagar a sus trabajadores, mientras que el comercio justo, 30%. ¿Consideras que tu marca se acerca más al comercio justo?" Pregunté. “Definitivamente", respondió ella. Y es que la filosofía de “si a mí me va bien, a ti también" está muy presente en la marca. Las condiciones de trabajo en Ushuva son transparentes, así que la sostenibilidad se manifiesta en todas las etapas de la confección. Los materiales utilizados son de primera calidad, aunado al excelente acabado, garantizan una gran durabilidad a cada prenda (lo mejor es que su algodón es muy suave al tacto 😏).


Ushuva también esta ligada a la conciencia social. Durante su paso de tres años por Colombia, Marina tuvo la oportunidad de participar junto a la Organización Aid to Artisans, capacitando a dos artesanas para armar collares, siempre con el objetivo en mente de reconocer el trabajo.

Entre los próximos pasos de Marina está continuar con la organización de eventos y la participación en un mercado local que mezcla vegetales y frutas con piezas de diseño. ¡Muchas gracias por la entrevista!


Jessymar Daneau Tovar (@LeTroupeBlog)

Fotos cortesía de Ushuva.

You Might Also Like

0 comentarios