Cómo ser elegante sin comprometer tu presupuesto

mayo 04, 2017


Yo no me considero una persona elegante, pero sí planeo serlo algún día. Para todas aquellas personas que, como yo, nos encontramos en la búsqueda de una mejor versión de nosotros mismos, me inspiré al escribir este artículo para Tienda de Vestidos.

La elegancia es un atributo de las personas que transmiten belleza y sencillez. Si bien es cierto que esta es una característica de la personalidad, que puede ser innata o aprendida, reflejada a través de los modales, la forma de hablar y de manejarse en sociedad; los vestidos y complementos son una parte fundamental en la construcción de la elegancia, pues la imagen que se refleja debe de ser congruente con la sofisticación.

La elegancia en la moda está asociada con la simplicidad del diseño de cada una de las piezas, así como en el buen gusto al combinar las prendas entre sí para formar un outfit. Por lo tanto, si deseas tener un armario elegante no pienses que debes de deshacerte de tu ropa actual y gastar todo tu dinero en cosas nuevas. Comienza evaluando lo que ya tienes, busca en tu clóset prendas básicas en colores negro y blanco para hacer tu fondo de armario: camisas, vestidos cortos, pantalones, blazers. Otros colores básicos fácilmente combinables incluyen el beige o nude (sobre todo en carteras y zapatos), azul profundo, gris, camel y el clásico denim. Esto te ayudará a combinar otros colores y estampados, si tienes demasiados.

Observa tus actividades diarias y los compromisos importantes que tendrás y haz un inventario con las prendas que te faltan. Seguramente no podrás adquirirlas todas de una sola vez, por eso deberás priorizar y ahorrar una parte de tu presupuesto para ir comprando poco a poco. Quizás necesites suéteres para la temporada de frío, vestidos para el verano o zapatos bajos si tu ritmo de vida te exige caminar mucho. Si tienes eventos especiales como bodas, graduaciones o bautizos, procura que todas las prendas que compres sean reutilizables en muchas otras ocasiones.

Recuerda que la elegancia está en la simplicidad, por eso busca piezas minimalistas, de cortes limpios, entalladas, sin adornos excesivos o brillos que innecesariamente le resten sobriedad. Presta atención a bordados y encajes realizados con máquinas industriales, al igual que a las transparencias, pues pueden llegar a verse corrientes. También observa los accesorios y complementos que utilizas, si no le aportan nada a tu outfit, lo mejor es mantenerlos en su mínima expresión.

Procura no enseñar piel excesivamente, usa escotes de la manera más sutil posible, reservándolos solo para ocasiones especiales. La mejor manera de lograr esto es agregarle capas a tus prendas, como un cardigan o unas medias, para que así puedas seguir utilizando tu ropa de siempre.

Menos es más es la fórmula de la elegancia. Procura encontrar la belleza en los pequeños detalles. No busques tener más ropa, sino la correcta. Recuerda que no necesariamente debes estar vestido de diseñador para ser elegante, puedes comprar en almacenes buscando siempre las piezas más sencillas y desarrollando tu criterio. Para esto último, es recomendable que leas revistas, libros online o físicos sobre moda, arte, cultura general. Habla con personas diferentes a ti, mira cine alternativo, observa a los demás, aprende algo nuevo, nútrete de conocimiento, busca la oportunidad de viajar y pronto estarás cultivando a una persona elegante.

Jessymar Daneau Tovar (@LeTroupeBlog)



You Might Also Like

0 comentarios