Extremodamente, moda a profundidad

enero 17, 2016


Extremodamente es el nombre del proyecto desarrollado por la Magister en Gestión y Políticas Culturales y Licenciada en Artes, Melany Kors, en donde se busca profundizar en la moda y sus conceptos, así como rescatar el valor creativo que tiene la industria en sí, más allá del mundo fashionista.

Melany y yo hicimos click apenas nos conocimos en Industrias Creativas, el evento en el que participó como ponente. Esta vez nos reunimos para conversar acerca de moda en Venezuela, y me explicó que la industria de la moda necesita verse con el respeto que le merece, tal como ocurre en España, Argentina, Brasil y Colombia, pues todavía no se llega a mostrar como una fuente de ingresos que contribuya con el PIB. No existen tampoco políticas públicas que favorezcan el desarrollo de las industrias creativas.

En Venezuela el talento está presente, no tiene nada que envidiarle a lo que se hace afuera, la diferenciación entre nuestros diseñadores y los extranjeros es individual, no existe un sello distintivo más allá de las condiciones climáticas que caractericen a los diseños venezolanos.

Sin embargo, el diseñador venezolano tiene unos retos adicionales que no se presentan en el exterior: cómo resuelve. Recordemos que en nuestro país se deben afrontar limitaciones como una escasa producción nacional, restricciones de divisas para adquirir equipos, telas y otros materiales, altos precios e inflación constante y poca capacitación en la mano de obra. Para solventar estos problemas el diseñador debe de trabajar con lo que hay y no con lo que se quiere, dando así inicio a un nuevo proceso creativo.

Afrontamos problemas en toda la etapa productiva, desde la distribución, la producción y el consumo. Existen dificultades para la importación, han cerrado fabricas textiles, hay pocos recursos del lado del consumidor, organizar un desfile resulta costoso, lo es también presentar toda una colección, sobre todo si se está comenzando en la marca. La promoción se ha limitado a las redes sociales.

Para Melany, existe un vacío en cuanto a estudios serios sobre el consumo cultural. Debemos de fortalecer también la capacitación en cuanto a la atención al cliente, por ejemplo, no existe la atención post venta.

“¿Puede consolidarse una industria textil en Venezuela?", pregunté. Para Melany sí es posible aunque el tema textil es más complicado. En el momento hace una diferenciación entre las industrias textil y del diseño, la primera viene a ser una industria básica, dominada por procesos industriales y que requiere directamente de apoyo del Estado; mientras que dentro de la industria del diseño se encuentra la industria de la moda. En conclusión, consolidar una industria textil en Venezuela es factible pero falta voluntad política.

En cuanto a la industria de la moda, es posible que en nuestro país no pueda considerarse como tal, ya que hace falta un gremio, ni siquiera existen estudios de licenciatura en moda. Cada diseñador ve la manera de surgir por sí mismo, es necesario dejar de lado la sectorización y generar presión para mejorar las políticas públicas y los derechos creativos.

Los próximos pasos de Extremodamente

La UCV está por editar un libro de gestión cultural en Venezuela, con un capítulo dedicado a la moda como industria creativa. Melany planea también la creación de un Observatorio de moda, a manera de portal de investigaciones y para promover nuevos pénsums de estudio.

Aprovecho para agradecerle a Melany su tiempo y dedicación, y le deseamos mucho éxito en este y otros proyectos. Para ver su trabajo puedes ingresar en 


You Might Also Like

0 comentarios