Vende tu estilo con Retiqueta

julio 26, 2017


Retiqueta es la primera App venezolana para la compra y venta de ropa de segunda mano –como nueva– lanzada en agosto de 2016 y disponible para Android e iOs. Conversamos con su creadora, Johanna Figueira, a través de una llamada desde San Francisco, la cual me hubiera encantado grabar para poder reproducir exactamente cada una de las agradables palabras de Johanna, quien posee una fluidez envidiable en la conversación.

Y no es para menos, Johanna es Comunicadora Social egresada de la Universidad Monteávila y además cuenta con una Especialización en comercialización de moda en el Fashion Institute of Design and Merchandising en California. Estando en este ambiente tan emprendedor, tecnológico y creativo en los Estados Unidos, tuvo la visión de llevar a Venezuela aquel concepto que en el Norte es tan popular: darle una segunda oportunidad a las prendas que otros ya no quieren y que están en condiciones óptimas. Entonces se unió con su esposo, Rafael Chacón, co-fundador de la herramienta, que en ese entonces laboraba en la App My Fitness Pal en Silicon Valley, quien encabezaría el equipo de desarrolladores de Retiqueta.

Johanna subraya que esta aplicación es resultado y forma de retribuir la excelente educación que ambos recibieron en Venezuela (Rafa es egresado de la Universidad Simón Bolívar) y se describe como una entusiasta de la ropa de segunda mano.

Johanna Figueira

¿Cómo funciona?

“Garages“ en Instagram debe haber miles, pero puede ser inseguro realizar el pago o encontrarse en un lugar para hacer la entrega. En cambio, en Retiqueta el pago se hace con un método seguro mediante tarjeta de crédito y la conversación tipo chat entre el vendedor y el comprador transcurre exclusivamente a través de la App. El vendedor publica hasta cuatro fotos de su producto, lo clasifica por hashtags y el comprador puede hacer preguntas sobre el mismo. Todo sin necesidad de salir de la aplicación.

La ropa de segunda mano ofertada en Retiqueta tiene del 30 al 50% de descuento de su precio original, dependiendo de si la indumentaria fue usada o no. Es una forma de tener acceso a ropa de buenas marcas y de calidad a precios asequibles. La calidad de las piezas está regulada por los términos y condiciones de la aplicación: si la prenda tiene algún detalle debe indicarse en las fotos y no se publica Vintage.


El beneficio económico de este modelo de negocio radica en la comisión del 20% sobre el precio final de la pieza que cobra Retiqueta, principalmente porque una aplicación debe tener mantenimiento y un trabajo constante por parte de los programadores.

Johanna delimitó su target principalmente a mujeres entre 25 y 35 años, venezolanas, aunque la visión está en expandirse a otros países. Las ciudades más activas son Caracas, Maracaibo y Puerto La Cruz. También se expenden prendas para caballeros, aunque lamentablemente no está en su personalidad consumir ropa de segunda mano. Para mí (Jessymar) los hombres son más quisquillosos de lo que generalmente se acepta, a la hora de vestirse.

Los retos

En Venezuela, al igual que en otros países de Latinoamérica, hay una mala concepción de la ropa de segunda mano. Digo que tal vez se puede haber introducido más por la crisis que por gusto del consumidor. Te doy varias razones para usarla en este post.

Otros retos de Retiqueta son los ligados a emprender en Venezuela. El internet más lento del continente es uno de ellos.

Retiqueta en cifras

+16.000 productos
+10.000 usuarios
+1.000 transacciones

Puedes descargar la aplicación para iOs aquí o para Android aquí, o visitar su blog en

Muchas gracias por la conversación Johanna, espero sigamos trabajando en conjunto.

Jessymar Daneau Tovar (@LeTroupeBlog)


You Might Also Like

0 comentarios